La Taberna de Pedraza y la casa de cocido de Carmen

 

Hace 5 años, diseñamos con Pingpong arquitectura la primera taberna Pedraza, luego realizaron 3 locales más… Ahora, Arquitectura Invisible aúna todos los locales y conceptos, juntos pero no revueltos, en un único local en el barrio de Salamanca en Madrid.

Hacer un lugar que sea ‘su lugar’, tanto para Santiago como para Carmen, implica espacios diferentes, al ser personas diferentes, tenemos conceptos diferentes.

Santiago y Carmen son personas sencillas, con un concepto gastronómico muy natural y conciso, por tanto también muy potente. Un viaje culinario por sus raíces, donde la cocina tradicional es la base, eso sí, con originales pinceladas de actualidad.

El espacio a tratar

Un local de más de 500m2 situado en un edificio  centenario con una gran complejidad espacial; tres plantas a diferentes alturas, espacios pequeños divididos por muros de carga, tabiquería existente que reduce todavía más los espacios, dos maravillosos patios en medio de Madrid, una escalera en medio de los espacios principales…

¡Mucho trabajo por hacer!

Los conceptos y estrategias planteados para el proyecto nos llevan a concebirlo con una estética a base de collages de espacios, dando importancia y singularidad a cada uno de ellos. Las diferencias entre los espacios serán sutiles en algunos casos, notables en otros… según las definiciones de cada lugar.

El viaje gastronómico de Carmen y Santiago es la estrategia principal que hilvana todos estos espacios. En este viaje los elementos y paisajes nos llevan a diferentes gastronomías; así, el elemento tierra nos aporta la agricultura y ganadería; y el elemento agua la pesca.

Los espacios se van definiendo prácticamente solos… nosotros somos una mera herramienta de los conceptos y estrategias del proceso creativo; nuestro ego se disuelve con el de Carmen y Santiago, ellos son los protagonistas de esta historia.

Taberna

La entrada actual, concebida como acceso y barra, la transformamos en una taberna, sí, de las de toda la vida. Con su barra, carnes expuestas, quesos, embutidos,… un lugar para la degustación.

Y como en toda taberna, encontramos un comedor. Situado frente a la barra y separado de ésta por la entrada, un espacio donde se sostienen los grandes barriles de cerveza. El comedor, con sus bancos corridos y mesas redondas de mármol nos traslada sutilmente a una taberna tradicional.

Salones

Desde la taberna se accede a los tres salones de la planta superior. El principal, con doble altura y una barandilla que convertimos en una mesa asomada al vacío, conforma un espacio donde prima la sencillez, la luminosidad y el diálogo tanto con el patio como con la estructura del edificio de pies derechos de madera.

La vinculación con los elementos de tierra y agua configuran estos tres salones, los colores, mobiliario, iluminación, materiales, vegetación… todo se va transformando sutilmente como el transcurso de un río.

Patio

Desde la taberna el recorrido se divide en dos, podemos acceder a los salones superiores o a la casa de cocido madrileño del piso inferior. El contador de tortillas sigue sumando…

Una de las grandes decisiones que tomamos fue en relación a estos accesos. En el local existían dos escaleras: una interior en medio de los salones, y otra exterior en el patio. Junto con Santiago y Carmen, tomamos la decisión de prescindir de la escalera interior, creando espacios de mayor calidad.

Liberamos un espacio a doble altura que distribuye la luz y el paisaje del patio a los salones.

Así, el patio principal queda como único acceso mediante escaleras a la planta inferior. Transformamos este espacio de transición en un lugar donde volver a la naturaleza del aire, sol, vegetación y por qué no… agua! Se crea un espacio, donde los sentidos se llenan de estímulos, que precede al salón de cocido Madrileño de la planta inferior.

Cocido Madrileño

Carmen es la protagonista de este espacio. Un lugar que evoca a las grutas típicas de Madrid. Los materiales naturales, ladrillo, piedra, madera y corcho, crean una atmósfera donde, los elementos tierra y fuego cobran importancia.

 La cocina preside este espacio, que se configura especialmente para diferenciarse del resto de salones. La experiencia culmina con una mesa especial junto al pase de cocina, con un acceso, a través de la parrilla, al patio privado exterior.

Artesanía y materiales naturales

Los materiales utilizados en el proyecto responden a la sencillez y el viaje culinario de Santiago y Carmen. Los espacios se configuran a través de la relación entre los diferentes elementos usados.

La artesanía y materiales naturales responden a este viaje culinario en busca de la esencia de la cocina tradicional.Se apuesta por materiales naturales y sistemas constructivos artesanos, aunque los procesos no se vean, es esa parte de la arquitectura que es invisible, que no se ve pero se siente, se toca, se huele y por supuesto confiere salubridad al espacio.

Piedra en pavimentos, Pizarra recuperada en patio y cocido, revestimiento de estuco de cal natural de diferentes colores en paredes de salones y aseos, alicatado artesanal en taberna, corcho natural proyectado y tostado en techos de salones, aseos y entrada, hierro en bruto barnizado y madera se utilizan en mayor o menor medida en cada espacio según la definición conceptual.

En el proceso creativo del proyecto también habla el propio lugar. Dejamos libre de corsé a los muros estructurales existentes, que vertebran inexorablemente todos los espacios.

La vegetación también está presente en todo el proyecto, introduciendo la naturaleza y el agua en el interior de los espacios a través del paisaje vegetal de los patios.

En todos los espacios la iluminación es protagonista, pero en un local en medio de Madrid no es común que sea la luz natural la que lleve la voz cantante. La iluminación artificial sigue los conceptos de sencillez y naturalidad, realizando un ejercicio de jerarquía visual en todos los espacios.

Ahora ya tienen “su” lugar tanto Carmen como Santiago.

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario