Lo que dicen de nosotros en TV, prensa e internet

2017 / Ingeniería TV / Televisión de la Universidad Politécnica de Cuenca

2017 / Geobiología TV / TEN TV Cómete la vida con Nino Redruello capítulo 12.

2017 / entrevista en el semanal de El País Smoda 18 de marzo

2017  / TELVA / revista online

¿Quién decora los restaurantes de moda? 8 gurús que hacen que estos espacios arquitectónicos vayan más allá de simples experiencias gastronómicas. Te presentamos a 8 diseñadores eclécticos y cosmopolitas que ya son considerados gurús y especialistas en pensar espacios, crear ambientes, iluminar, escoger materiales y, sobretodo, en despertar emociones.

Arquitectura invisible es un estudio de arquitectura y diseño de interiores liderado por Nacho -diseñador con más de 15 años trabajados en el sector- que se ha convertido en uno de los principales protagonistas en cuanto a interiorismo de restaurantes nos referimos. Se caracteriza por llevar a cabo proyectos muy originales, que abogan por garantizar la eficiencia y el consumo, así como la sostenibilidad y el respeto por la naturaleza. De esta forma, convierte sus diseños en conceptos totalmente único e identificables, protagonizados por el uso del ladrillo, el hormigón y el acero, las tuberías y el cableado al aire, conformando un todo al más puro estilo industrial. ¿Su diseño más destacado? El del restaurante Fismuler.

Restaurante Fismuler, diseñado por Arquitectura Invisible.

 

2016 / Entrevista / Expansión / periódico nacional /

expansion-entrevista

 

2017/ fismuler /smart travelling Alemania

Das Design des Fismuler ist elegant zurückhaltend und kommt von Ninos Bruder Ignacio (Arquitectura Invisible). Auch hier ist der nordische Einfluss zu erkennen: So wird auf opulenten Schmuck verzichtet, die Wände sind tragen ihre natürlichen Spuren. Abgerundet wird das Ambiente durch die alten Holztische, die häufig als große Community Tische zum Verweilen einladen. Kontakte knüpfen und Spaß haben könnte somit genauso auf der Speisekarte stehen wie Wiener Schnitzel und Omelette.

Fismuler Madrid

 

2017/ fismuler / INTENSO foodservice

Nos encanta encontrarnos con un restaurante que representa de forma magnífica varias de las tendencias que hemos detectado como claves en la evolución actual del sector HORECA en el mundo. Y el nuevo local de Nino Ridruello y Patxi Zumárraga lo hace. 

Venimos diciendo que la decoración de un restaurante debe estar siempre al servicio del concepto. Y en Fismuler, claramente lo está. Como señalan en sus páginas web Arquitectura invisible y Alejandra Pombo, los artífices de este proyecto trabajando en equipo con los mencionados chefs, los valores de sencillez y autenticidad, son los protagonistas en este espacio en el que se busca el total protagonismo del plato, así como del trabajo de camareros y cocineros que muestran toda su habilidad en espacios abiertos sabiamente conectados.

La personalidad que se transmite con la decoración conjuga perfectamente con la carta y lo que los consumidores buscan hoy en día: Autenticidad, sencillez y socialización.

 

2017 / fismuler / revista decoratrix.com

El proyecto del Restaurante Fismuler resultó ser todo un descubrimiento para el equipo del estudio Arquitectura Invisible. Tras despojar el local de todo lo innecesario, surgió el alma de un espacio con historia diseñado en paralelo a su cocina: sencillo, austero y natural que le ha otorgado los premios Metrópoli 2016 a la Mejor Decoración y Premio Plateselector Award 2016 al Mejor Diseño de restaurante de Madrid.

Restaurante Fismuler de Madrid, por Arquitectura Invisible

2017 / fismuler / revista Experimenta magazine

Geobiología y feng shui aplicadas a la arquitectura

El estudio madrileño Arquitectura Invisible se ha encargado de darle alma al restaurante Fismuler ubicado en la capital española, en un semisótano de 420 metros cuadrados perteneciente a un edificio de más de cien años de antigüedad. El proyecto de diseño se ha erigido en la sencillez, la austeridad y la naturalidad estableciendo así la geobiología y el feng shui como puntos de partida para crear lazos entre los elementos originales existentes y la intervención de los nuevos. Paredes, tabiques, molduras, el propio revestimiento, muros de adobe y también el mobiliario se han reciclado para pasar de un local laberíntico a un espacio amplio y generoso, ganando en luminosidad gracias a sus nuevas ventanas. Un aspecto a destacar es su NObarra, una especie de mueble de apoyo abierto al público así como haber logrado un recorrido natural por el local que invita a disfrutarlo tanto como su gastronomía. El proyecto ha recibido el Premio Metrópoli 2016 a la Mejor Decoración y Premio Plateselector Award 2016 al Mejor Diseño de restaurante de Madrid.

 

2017 / fismuler / revista Proveedores hosteltur #23

 

2016 / fismuler / Neo2 / Blog

Valoramos la buena insonorización de la sala principal, completamente diáfana, teniendo en cuenta que además es utilizada para amenizar los pases nocturnos con música en directo. Podría ser raro, podría salir mal, pero lejos de molestar, este recurso en vivo gusta por salirse de la norma y no dar la sensación de estar en un chiringuito de paseo marítimo. La estética facturada por Arquitectura Invisible y Alejandra Pombo es de paredes descarnadas, ladrillo visto, hormigón y acero, tuberías y cableado al aire y catecismo industrial pero la iluminación y la acústica cuentan que hay trabajo detrás de tanto minimalismo de catálogo urbanita a la europea.

restaurante_fismuler_madrid_03

 

2016 / fismuler / Architizer / web

2016 / fismuler / plataformaarquitectura / web

2016 / fismuler / diariodesign / web

El estudio de arquitectura Arquitectura Invisible, en colaboración con la interiorista Alejandra Pombo, han proyectado un restaurante ‘diferente’ en Madrid: Fismuler. Un proyecto que otorga continuidad espacial a los conceptos gastronómicos de sencillez, naturalidad, sostenibilidad y democratización de la alta cocina. Todo eso es lo que quiere transmitir Fismuler. Y lo consigue, con nota.

Minuciosidad arqueológica en el restaurante Fismuler.

2016 / fismuler / Plateselector / Web /

En esto del local tuvo mucho que ver su hermano Nacho, con su estudio de arquitectura Arquitectura Invisible en colaboración con Alejandra Pombo en el interiorismo, hicieron que el entorno acompañe perfectamente al plato y a la experiencia. Decidieron dejar las paredes desnudas, colocar placas de acero en el suelo e incluso usar material de derribo y mármol sin vestir en las mesas. Y al mismo tiempo el local está lleno de detalles como la mesa del patio, que parece como si estuvieses en un invernadero, o las dos mesas centrales de 16 personas en las que te sientas donde haya un hueco, al más puro estilo newyorquino. Otro detalle que nos encantó fueron las baldas para dejar los bolsos, cascos o abrigos. Son un guiño al primer local de la familia de Nino, donde tenían baldas de madera.

plate_selector_fismuler

 

2016 / fismuler / Planeta en conserva / Blog /

Y dicho y hecho… Nino ha encontrado un fabuloso local junto a la emblemática plaza de Alonso Martínez, en el centro de Madrid, lo ha decorado con maderas y paredes vistas al estilo nórdico (todo queda en casa porque para la obra ha contado con el estudio de diseño de su hermano Ignacio “Arquitectura Invisible” que también realizó la de la Gabinoteca, entre otros) y la arquitecta Alejandra Pombo. Ha elegido un buen equipo y junto a Patxi hacen las delicias de todos los que visitan su local. Tiene algunos “toques” muy europeos como su enorme mesa de madera donde te puedes sentar y compartir mesa con otros “desconocidos” y Nino dice que le funciona muy bien…

2016 / fismuler / conelmorrofino / Blog /

desde el que entra una preciosa luz al mediodía; el diseño interior, con influencias nórdicas (Copenhague, Berlín o Helsinki) en un minimalismo muy bestia, con paredes desnudas, cables, yeso, hormigón, suelos de acero, mesas desnudas y muchas de ellas compartidas, Arquitectura Invisible se ha salido con Fismuler.

2016 / fismuler / ABC / web /

El lugar elegido es el local de la calle Sagasta que durante muchos años albergó uno de los restaurantes Arturo del empresario Arturo Fernández. Espacio algo falto de luz natural, aunque en el cambio radical de decoración a que ha sido sometido este aspecto ha mejorado algo. Son 400 metros cuadrados con una decoración muy austera, paredes desnudas en yeso y adobe, suelo de hormigón, mesas de madera reciclada (ya saben, sin mantel, que por desgracia es lo “moderno”), lámparas muy sencillas, velas por la noche… Se ha buscado intencionadamente un aspecto descuidado que parece ser tendencia en otros países europeos. En esa línea están también dos mesas corridas, una alta y otra baja con capacidad para 16 comensales, que funcionan sin reserva y en las que los clientes que en ellas se sienten deben compartir espacio. Como ven, se trata de potenciar la informalidad del restaurante.

Restaurante Fismuler

2016 / fismuler / Gastronomistas / web /

Redruello se acerca más a los restaurantes del norte de Europa en los que, a fuerza de despojar de elementos inútiles, queda una decoración espartana y lo que importa es el plato. Eso se ve en el minimalismo absoluto de la decoración donde el protagonismo lo asumen las paredes desnudas de yeso y adobe, los suelos de placas de acero y hormigón, las mesas de madera de derribo y mármol sin vestir, las bombillas de filamento de carbón y las sencillas lámparas de mimbre. Es obra del estudio Arquitectura Invisible, de Ignacio Redruello, hermano de Nino, con la colaboración de Alejandra Pombo, interiorista. En cada uno de los espacios hay una barra metálica para dar servicio, ayudar a ese último emplatado o incluso preparar los postres.

Algunas de sus mesas de madera son comunitarias. La idea de Redruello es buscar la socialización y se deja ver en otras propuestas del local como las jarras de bebidas para compartir, ya sean de rebujito o de michelada. La idea es hacer amigos, o, más bien, formar comunidad.

2016 / fismuler / Archilovers / web 

2016 / fismuler / EL País Viajero / papel + web /

Comedor del restaurante Fismuler, en Madrid, cuyo interiorismo es obra del estudio de Ignacio Redruello, Arquitectura invisible, junto con Alejandra Pombo.

Comedor del restaurante Fismuler, en Madrid, cuyo interiorismo es obra del estudio de Ignacio Redruello, Arquitectura invisible, junto con Alejandra Pombo.

2016 / fismuler/ Gastroeconomy / web /

Con interiorismo firmado por Arquitectura Invisible, estudio de Ignacio Redruello (hermano de Nino y autor de los proyectos La Gabinoteca y Cachivache Taberna), con la colaboración de la arquitecta Alejandra Pombo, Fismuler es un espacio de look austero, paredes desnudas de yeso y adobe, mesas sin mantel de madera de derribo y de mármol, suelos de placas de acero y hormigón, bombillas de filamento de carbón y lámparas de mimbre.

Estructurado en varias zonas, el espacio de 400 metros cuadrados cuenta con una mesa alta con taburetes en la entrada (junto a las estanterías de macerados y encurtidos), que funciona sin reserva para clientela de paso (para que “siempre haya un hueco para quien este de paso o decida improvisar”); bajando unas escaleras, una sala con una gran mesa rectangular compartida, con banco corrido para 16 comensales y varias mesas alrededor; al fondo, un ‘tercer’ comedor más tranquilo; y varias recovecos, como la bautizada como ‘Mesa Instagram’, en un ‘patio’ interior y que puede funcionar como semiprivado, o la mesa con vistas a la cocina.

Gastroeconomy_Fismuler_20

2015 / La Raquetista / GuíadelOcio / web y revista

La Raquetista es el nuevo local de los hermanos Aparicio y lo precede el éxito de su colorista Cachivache Taberna, al final de la calle Serrano. Refrescante y luminoso, en lo que concierne a su carta de barra (también es restaurante, con solo cinco mesas), donde se puede comer con comodidad, despliega materias primas directas al apetito con nombres y apellidos reconocibles o singulares. La Raquetista es el nuevo local de los hermanos Aparicio y lo precede el éxito de su colorista Cachivache Taberna, al final de la calle Serrano. Refrescante y luminoso, en lo que concierne a su carta de barra (también es restaurante, con solo cinco mesas), donde se puede comer con comodidad, despliega materias primas directas al apetito con nombres y apellidos reconocibles o singulares.

Cocina sincera, de producto y con un recetario propio diseñado por el chef Javier Aparicio, en un intimista y coqueto local.

2015 / La Raquetista / Metrópoli / web y revista

Tras actualizar el bar de tapas y darle un bienvenido giro gastronómico con su Cachivache de Chamartín, los hermanos Aparicio, Javier -que es el cocinero- y Paco, han hecho lo propio con la tasca ilustrada, abriendo hace poco su pequeño restaurante La Raquetista. Barra larga y bulliciosa, comedor pequeñito y apretado, pero bastante cómodo y de decoración apacible.

Este local de retiro es el nuevo proyecto de los hermanos Aparicio,...

 

2015 / La Gabinoteca / Men´s Journal / papel

La Gabinoteca where the interior feels like an M.C.Escher sketch and one of the most popular dishes is a Spanish-style hamburguer served ina school lunch bag.

2015 / Las Tortillas de Gabino / Restalo / web 

50 Restaurantes para comerte Madrid en 2015. Junto a las protagonistas de la carta, otros platos también se abren camino como las croquetas de foie, las de jamón..y por supuesto alguna excelente ensalada. Todo ello en un ambiente moderno y bien decorado para acabar de conseguir una experiencia gastronómica ideal.

https://www.restaurantes.com/blog/wp-content/uploads/2015/01/1731_4069.gl_.jpg

2014 / Cachivache Taberna / Entrepintxos / web
Lo que más llama la atención en la taberna de los hermanos Aparicio es la decoración. Las cosas son sencillas y llamativas pero con buen gusto. Los hierros y madera combinan perfectamente gracias a Ping Pong Arquitectura (culpables también de la decoración de La Gabinoteca), y la distribución con su amplia barra consigue todo el aprovechamiento del restaurante.

Cachivache Taberna

2014 / Klimer / Noticiasespanolas / web

El espacio en el que trabaja, y al que se ha mudado recientemente, ha sido decorado por el estudio de arquitectura Ping pong, siguiendo una estética industrial, de techos altos y ambientes despejados. su despacho se enmarca dentro de una amplia sede (oficina, sala donde muestra a los clientes todos sus productos y almacén) de 450 metros cuadrados, situada en el polígono industrial Ventorro del Cano, muy cerca de Boadilla del monte (Madrid).

2009 / La Gabinoteca / Madrid Directo / Tv

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *