Érase una vez un lugar invisible, historia de nuestra oficina

Entre un lugar para la Arquitectura…

y un espacio de Yoga, un lugar donde disfrutamos cada día y en cada momento…

Pero el camino hasta aquí no ha sido fácil…

 

Nos encontramos esta oficina en alquiler…un lugar con techos bajos, con una entrada tenebrosa, suelos vinílicos, todo lleno de cables…”ideal” para un lugar invisible.

Hasta llegar a la esencia del lugar, liberamos el espacio de la tabiquería que lo encorsetaba, abrimos las ventanas, aislamos la fachada, y rescatamos todo lo que pudimos, sin olvidarnos que es de alquiler.

Trabajamos hasta que hemos conseguido trabajar muy a gusto…

Se eligieron materiales totalmente ecológicos y sanos, donde todas las decisiones se basan en la salud de nosotros mismos, y de las sensaciones y emociones que nos trasmite el lugar, así crear otros lugares con creatividad, positivismo y energía.

Se elige una pintura sin COV, maderas con certificado PEFC, acabados con barnices ecológicos o simplemente quemando la madera, protegíendola de la manera más natural. Se llevan las decisiones hasta las alfombras o las perchas.

 

Antes de llegar al lugar,  cuidamos que el transporte sea limpio…TODOS nos movemos sin contaminar, en coches eléctricos, en bici o andando!

Un lugar cada vez un poco menos invisible.

Antes de tomar cualquier decisión sobre el interiorismo, se realizó un estudio de energía sutil, mediante péndulo y varillas y contrastando con Kinesiología, y nos señaló los espacios donde no debemos estar un tiempo prolongado, estableciendo una zonificación del lugar.

Zonificamos el lugar con tres zonas, una de reuniones y de brain storming, una de mesas de trabajo y desarrollo de ideas, y una de relajación y Yoga. Cada espacio sin puntos alterados por líneas Hartman ni Curry.

Primero una sala de reuniones, donde salen las mejores ideas!

Se calcula hasta el esfuerzo de los listones de la mesa, para saber perfectamente el punto de apoyo.

 

El espacio donde procesar todas las ideas, nuestras mesas de trabajo.

Nuestro espacio sagrado de yoga y meditación diaria.

y por supuesto, nuestros momentos de relajación…mirando al parque!

Estudiamos bien la iluminación y las necesidades eléctricas para que no se vean los cables…

 

Nuestro espacio invisible, también es nuestra huerta. Es un lugar donde expandir nuestras facultades y materializar nuestra filosofía en cada uno de nuestros alumnos y proyectos.

 

¡Bienvenidos!

 

¡Nuestra casa es la vuestra!

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2 thoughts on “Érase una vez un lugar invisible, historia de nuestra oficina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *